jueves, 1 de febrero de 2018

Reseña: MEMORIAL DEVICE, de David Keenan.

Título: Memorial Device
Autor: David Keenan
Traducción: Juan Cárdenas
Publica: Sexto Piso Ediciones
Páginas: 296
Precio: 21,90 €

Está claro que los últimos años de los 70 y los primeros de los 80 fueron toda una locura en lo relacionado con el arte y la cultura en España. Toda una revolución que nos ha dejado grandes películas, canciones y demás. Pero miremos al exterior, concretamente, a Escocia. Allí podría también haber habido un gran movimiento rompedor. Sobre todo en el pueblo de Airdrie, nos viene a contar Memorial Device, la singular novela de David Keenan de la que hoy os voy a hablar.
Cuando eran jóvenes, Ross Raymond y John McLaughlin se pasaban la vida detrás de los grupos musicales de Airdrie, siempre con la idea de crear fanzines que nunca llegaban a buen puerto. Años más tarde, Ross decide escribir un libro en homenaje a Memorial Device y la escena musical postpunk de la zona y la época. Un libro que se articula a través de un sinfín de entrevistas a personas que vivieron esos años, que conocieron a los componentes de Memorial Device y que tienen, sin duda, un buen número de anécdotas disparatadas por contar.
Todo comienza y termina en Airdrie, un pequeño pueblo del oeste de Escocia en el que hay una cantidad impresionante de bandas de rock y punk  a finales de los años 70 y principios de los 80. De todas ellas, la más llamativa es Memorial Device, de cuyos carismáticos componentes sabremos gracias a los testimonios que de ellos dan los que los conocieron. Y aunque, como digo, todos parecen ser bastante llamativos, yo diría que los más emblemáticos del grupo eran Lucas, el malogrado cantante de la banda (el eterno niño de las manos y los pies gigantescos), y Mary Hanna, (la bajista y escultora bisexual de la que todos estaban un poco enamorados).
Podríamos decir que este libro es una novela aunque yo lo clasificaría como una falsa biografía de una banda que nunca ha existido pero que puede parecerse a muchas de la época. La narración se articula a través de los testimonios orales (supuestas transcripciones literales de entrevistas) de un buen número de personajes, chicos y chicas que vivieron intensamente aquel periodo, a veces siguiendo una línea temporal, a veces de forma desordenada. Por supuesto, aquí es todo muy subjetivo, ya no solo por lo personales que suelen ser los recuerdos de cualquier ser humano (a la percepción individual hay que añadirle la distorsión del paso del tiempo) sino también porque muchos de ellos fueron generados bajo el consumo de alcohol y drogas de todo tipo.
Sexo, drogas y mucha música. La mayoría de las anécdotas tienen que ver con la combinación de estos tres factores. Algunas serán verdaderamente tronchantes, otras patéticas y, la mayoría, inclasificables. De todas ellas mis favoritas son las que incluyen algún elemento fantástico, convirtiendo a la banda y a la época en algo verdaderamente mítico.
El libro acaba con tres apéndices: uno dedicado a la discografía de Memorial Device, un segundo en el que el autor nos hace un mapa incompleto (pero necesario) de la escena musical postpunk de Airdrie y los pueblos cercanos entre 1978 y 1986 y un tercero en el que encontramos el elenco completo de personajes que aparecen en este libro con una breve descripción de cada uno (imprescindible para no perderse a veces en la lectura).
Memorial Device, en definitiva, es un libro tan trasnochado como hilarante y completo sobre un grupo que nunca existió pero que, insisto, se puede parecer a muchos otros de la época que sí lo hicieron. Una obra que busca la autenticidad a partir de las voces de sus personajes y sus anécdotas. Una de esas historias que piden a gritos ser llevadas al cine. Pero, mientras eso sucede, leed el libro, amigos de la buena música y los movimientos transgresores, pues estoy segura que la melodía que encierran sus páginas os cautivará. ¿A qué esperáis para comprobarlo?
Cristina Monteoliva



Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de Blogger (solo necesitas una cuenta gmail para ello) de este sitio o dale a Me gusta en



No hay comentarios:

Publicar un comentario