lunes, 12 de febrero de 2018

Reseña: LOS DESERTORES DE OXFORD STREET, de José Luis Ordóñez.

Título: Los desertores de Oxford Street
Autor: José Luis Ordóñez
Publica: Algaida
Páginas: 664
Precio: 20 € / 8,99 € (ebook)

¿Es posible que dos grandes enemigos, dos antagonistas de leyenda, puedan por fin ponerse de acuerdo en algo? ¿Qué podría mover esa alianza? La desesperación, desde luego. Algo relacionado con algún ser querido en peligro, podría ser. O incluso muerto. ¿Sería posible que entre ambos trajeran de nuevo a la vida a esta persona? La respuesta a esta y otras preguntas la encontraréis en Los desertores de Oxford Street, la novela de José Luis Ordóñez de la que a continuación os hablaré.
Noche Buena de 1899. Tras cinco intentos fallidos, AbrahamVan Helsing, ocultista y perseguidor de vampiros y otros demonios, decide recurrir a un último candidato para que viaje en la máquina del tiempo, de la que ya hablara H. G. Wells en una de sus más célebres obras, y salve a su querida sobrina, Emily Tennant, fallecida meses atrás en trágicas circunstancias. Ninguno de los anteriores viajeros ha regresado con vida, por lo que Van Helsing cree que ha de utilizar a un no muerto para este último viaje: nada más y nada menos que su archienemigo, el conde Drácula. Drácula, que vive de forma acomodada en Londres bajo el nombre de conde Erik Larsson, acepta la invitación de Van Helsing a su mansión sin saber sus intenciones. ¿Conseguirá el ocultista convencer al vampiro de que salve a su querida sobrina?
La acción nos traslada a los últimos días del siglo XIX, a un Londres donde Van Helsing y Drácula no son solo los personajes de la más famosa de las novelas de Bram Stoker, sino seres reales y viejos enemigos. Van Helsing es un ocultista de éxito que acude allá donde sus amigos le requieren. Precisamente, una misteriosa epidemia en tierras francesas le llevó a desplazarse hasta allí el anterior verano. También a su sobrina Emily, una joven que no deseaba quedarse en casa esperando a que llegara un marido adecuado, sino que buscaba la aventura a cada instante. Aunque esa aventura pudiera costarle la vida.
Drácula, por su parte, es un ser distinto al que retrata Stoker en su novela, lo que le ha sido de gran ayuda a la hora de asentarse discretamente en el lúgubre y a la vez interesante Londres victoriano.
Por otro lado, nos encontramos con los desertores de Oxford Street: una sociedad secreta que se dedica a preservar los avances científicas de personas sin escrúpulos. ¿Quiénes si no podrían tener los planos para construir una verdadera máquina del tiempo?
Los desertores de Oxford Street es una obra metaliteraria que rinde su particular homenaje a Drácula y Bram Stoker, pero también a otras obras, como la también citada La máquina del tiempo, de H. G. Wells, y a otros personajes reales y ficticios de la época, como Jack el destripador, Jules Verne, Wyatt Earp y hasta Alfred Hitchcock (representado en un momento de la trama como bebé). En ella se mezclan tanto los elementos clásicos de la época, como la literatura epistolar, los amores apasionados (y platónicos) entre jóvenes aventureros, los viajes a lugares exóticos y el espiritismo, como aquellos de ciencia ficción coetáneos y posteriores en la literatura universal, como son los vampiros, las sectas, los misterios relacionados con las mismas y los viajes en el tiempo (con sus correspondientes paradojas).
Los desertores de Oxford Street, en definitiva, es una novela victoriana con elementos conocidos por todos los lectores (o casi) pero combinados de tal forma que no sea posible adivinar el final que se esconde tras la trama principal, aquella a la que llegamos tras descifrar el final de todas las subtramas. Una novela de corte clásico que, sin embargo, resultará novedosa a todo aquel que la lea. Una aventura, sin duda, que espera impaciente a que la descubras. ¿A qué esperas para hacerlo?
Cristina Monteoliva



Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de Blogger (solo necesitas una cuenta gmail para ello) de este sitio o dale a Me gusta en


No hay comentarios:

Publicar un comentario