martes, 27 de junio de 2017

Entrevista: CONCEPCIÓN PEREA.

Queridos amigos lectores,

las entrevistas en La Orilla de las Letras son publicadas con menos frecuencia últimamente, pero no me negaréis que siempre os traigo al blog las palabras de autores que destacan en sus respectivos campos. En esta ocasión, la entrevistada no es otra que Concepción Perea, que vuelve a la actualidad literaria con La última primavera, obra con la que demuestra que sigue siendo, tras el éxito cosechado con La Corte en los Espejos, la reina de la literatura épica fantástica en España.
Concepción Perea es licenciada en Humanidades y cursó un máster en Creación Literaria. Preside la asociación literaria Bibliofórum, forma parte de la organización del Encuentro de Literatura Fantástica de Dos Hermanas e imparte clases de narrativa en Factoría de Autores desde 2012. Como autora, además de La última primavera, ha publicado La Corte de los Espejos (2013) y El misterio de la Caja Bethel (2014), además de editar la antología Cuentos desde el Otro Lado (2016).
No os entretengo más. Aquí os dejo con las palabras de Concepción:

¿Cuándo comenzaste a escribir?
Siempre me ha gustado escribir, desde que era niña. Tuve un diario, que hice con un cuaderno archivador para poder ponerle recambios, y le dedicaba horas y horas. Me dedicaba a radiografiar mi vida porque quería verle sentido a ciertas cosas y ponerlas por escrito era un buen método para analizarlas (no cumplió su propósito, debo decirlo). Luego empecé a escribir una historia a dos manos por carta que duró años y me permitió descubrir que escribir ficción era más liberador que escribir sobre mí. Así que llenaba libretas y libretas con historias demenciales, me alegro de no haber conservado nada de eso, aunque también me alegra haberlas escrito. Me ayudaron a crecer. Saltar de estos escritos amateur al blog de La Corte de los Espejos fue algo natural.

¿Qué escritores crees que te han influenciado como escritora?
Soy una lectora voraz, igual que escribo desde muy pequeña, leo desde muy pequeña. Recuerdo La historia interminable y el El hobbit como los libros que me hicieron pensar que eso era lo que quería escribir. Me gustaba esa mezcla de épica e imaginación desbordada. Hoy me doy cuenta de que eran escritores que además dominaban una prosa muy bonita. También recuerdo con mucho cariño Alfanhui y Caperucita en Manhatann. Al hacerme mayor descubrí la literatura fantástica del XIX y principios del XX, que me sigue apasionando. Me gustan los autores que no se limitan a contarte una historia, sino que quieren trasmitir una atmosfera, que son evocadores, que despiertan la imaginación.

¿Por qué escribir fantasía?
Porque la realidad se me queda pequeña, no lo puedo evitar, no me conformo con escribir una historia cotidiana. No digo que no sea interesante porque no me limito a leer literatura fantástica, leo mucha literatura realista que es maravillosa. Pero a mí no me sale, y no voy a forzarme a escribir algo que no me apetece. Me siento atraída por todo lo extraño, es mi forma de comprender el mundo.

¿Cómo surgió la idea de escribir La Corte de los Espejos, tu primera obra?
Porque quería escribir la crónica de una partida de rol ambientada en Changeling y para que lo pudiesen leer todos mis amigos se me ocurrió hacerlo en un blog, al acabar la primera parte, descubrí que me pedían que siguiese contándoles historias y lo hice.

¿Cómo ves el panorama para los autores de novela de fantasía épica en nuestro país?
Muy verde aún, somos pocos y muy pocas editoriales apuestan por nosotros, nos falta apoyo editorial y para eso necesitamos el apoyo de los lectores. Es un círculo vicioso de falta de confianza: los lectores no confían en los escritores de fantasía, los escritores no confían en ser publicados y las editoriales no confían en el género. Se está empezando a romper esta dinámica, pero es más gracias a los autores extranjeros, nosotros vamos a remolque. Queda mucho por hacer a todos los niveles. Hay gente muy prometedora, escritores, editores, blogs y portales especializados con medios que antes no existan. Esperemos que se pueda construir algo con futuro. Parece que empieza a verse un cambio positivo, con editoriales como Runas, Nocturna, Oz y lo que empezó Fantascy.


¿Qué tiene que tener una buena novela de fantasía para la Concepción Perea lectora?
Que sea evocadora, que despierte emociones en mí. Me gusta la literatura fantástica que desborda imaginación, pero también inteligencia. La fantasía no es solo atrezzo, es necesaria una buena historia, un desafío para el lector.

Además de escribir, impartes clases como profesora de narrativa en Factoría de Autores. ¿Cómo compaginas ambas facetas?
Es muy fácil, dar clases me permite tener tiempo libre para escribir. Lo único realmente bueno de ser autónomo es que puedes organizarte la agenda, y eso te permite reservarte algunos días de la semana para dedicarlos en exclusiva a la escritura. Para mí es imprescindible, admiro mucho a los escritores que tienen que compaginar su vida laboral y familiar con la escritura, porque yo no creo que fuese capaz.

Como lectora y profesora de narrativa, ¿qué errores más frecuentes cometen los autores de fantasía noveles más frecuentemente?
Lo primero es quitarles la idea de que en fantasía todo vale y que toda la fantasía es alta fantasía basada más o menos en la Europa medieval, aunque esto es algo que cada vez se tiene más claro. Pero hay que explicarles que una novela fantástica es mucho más que la mera creación de mundos.

Nos sorprendes ahora con la publicación de La última primavera, la continuación de La Corte de los Espejos; un libro, que, sin embargo, se puede leer de forma independiente. ¿Seguirás en el futuro con las aventuras de Nicasia y el resto de personajes de este universo fantástico?
Me gustaría salir un poco de TerraLinde, quiero escribir cosas nuevas y probar otro tipo de historias, pero sé que siempre me apetecerá volver a este universo. Siempre y cuando tenga algo que contar. Me gustaría contar la Guerra de la Reina Durmiente, pero el tiempo dirá si tengo la oportunidad.

Por cierto, ¿cuál ha sido el mayor reto al que te has enfrentado a la hora de dar continuidad a las aventuras de estos personajes?
No repetirme, por mucho que sea la segunda parte de una historia, no puedes volver a lo que ya has contado. Conservar la esencia del personaje pero contando algo nuevo, es complicado porque la tentación de no abandonar tu zona de confort siempre es fuerte.

La última primavera es una obra coral, aunque de entre todos los personajes destaque siempre Nicasia, una ingeniera muy particular. ¿Siempre tuviste claro que tendría un carácter tan fuerte?
Siempre, echaba de menos un personaje femenino con carácter, alejado de la maternidad y del amor universal. Los personajes femeninos han estado condenados a verse involucrados en historias románticas, a verse en el rol de cuidadoras, porque se supone que la naturaleza femenina nos impulsa hacía el amor y la protección. Es algo con lo que no estoy de acuerdo, Nicasia siente con más fuerza el odio que el amor. No tiene motivos para ser de otro modo, aunque tenga intenciones protectoras. Y desde luego la maternidad no está entre sus intereses.



En La última primavera cuentas que existe la posibilidad de pasar de TerraLinde, el mundo en el que todo sucede, a nuestro universo. ¿Y si Nicasia decidiera cruzar esa línea?
Se quedaría alucinada, creo que querría desmontar todo lo que encontrase: coches, ordenadores, lavavajillas. La informática la dejaría alucinada, pero en este mundo Nicasia se enamoraría de la robótica. Y no vería la política de los humanos tan distinta de la suya. Seguramente sería una activista bastante incendiaria. En nuestro mundo Nicasia estaría muy cerca de V de Vendetta.

TerraLinde es un universo fantástico en el que, sin embargo, muchos problemas y conflictos son similares a los de nuestro universo. ¿Es posible que la paz llegue algún día a TerraLinde?
Las hadas, como los humanos, siempre encuentran una excusa para matarse. Esa naturaleza la compartimos. Son capaces de lo mejor y de lo peor.

Leyendo La última primavera he pensado que las aventuras de sus personajes se verían muy bien en la pequeña pantalla, como serie de televisión. ¿Te gustaría que eso sucediera?
Me encantaría, antes de que las series se hicieran tan populares yo soñaba con ver La corte de los Espejos convertida en una película de Guillermo del Toro. Puesto a dejarse llevarse por la imaginación verla en la HBO sería maravilloso.

¿Qué esperas que los lectores encuentren en La última primavera?
Espero que los que leyeron La Corte de los Espejos encuentren respuestas y que los que la leen por primera vez descubran un universo que les apetezca recorrer.

¿Qué nuevos proyectos literarios tienes en marcha?
Estoy escribiendo una pequeña historia, un cuento ilustrado con Javier Fernández Carrera (Pinturero) algo que nos apetecía hacer juntos. Y ando escribiendo mi siguiente novela, que no deja de la fantasía, pero si TerraLinde. Está ambientada en la primera mitad del S XIX y unirá dos ciudades que han sido muy importantes en mi vida: Sevilla y Barcelona.

¿Te gustaría añadir algo antes de acabar esta entrevista?
Darte las gracias, los autores de fantasía dependemos mucho del trabajo de difusión de los blogs y los portales especializados. Los medios generalistas no suelen hacernos demasiado caso. Así que hay que agradeceros el tiempo y la dedicación que invertís en nosotros. Gracias por acércanos a los lectores.
Muchas gracias a ti, Concepción, por tu tiempo, tus palabras y tus fotos personales. Esperemos que La última primavera llegue a muchos lectores y pronto veamos publicados también tus nuevos proyectos literarios.
Y como siempre, muchas gracias a vosotros también, amigos lectores, por estar ahí al otro lado de la pantalla. Ahora, ¡a leer!
Cristina Monteoliva

No hay comentarios:

Publicar un comentario